Avisar de contenido inadecuado

Angel sanz briz, el schindler desconocido

{
}

 EL VERDADERO ROSTRO DE OSKAR SCHINDLER

Oskar Schindler, Justo de las Naciones alemán. Su posición y buenas relaciones con las autoridades de ocupación le permitieron salvar a centenares de judíos ocupándolos en las fábricas que dirigía

Oskar Schindler, Justo de las Naciones . Su posición y buenas relaciones con las autoridades de ocupación le permitieron salvar a centenares de judíos ocupándolos en las fábricas que dirigía

ANGEL SANZ BRIZ ES El español que superó a Schindler

Nacido en Zaragoza el 28 de septiembre de 1910, Ángel Sanz Briz, habiendo cursado Derecho, ingresó en la Escuela Diplomática en 1933 y finalizó sus estudios poco antes del comienzo de la Guerra Civil Española.

 

por Rubén Kaplan

 

 

 

Sin poseer la notoriedad del encumbrado alemán Oskar Schindler, pero habiendo quintuplicado por cinco la lista de judíos salvados por su accionar, Ángel Sanz Briz, el diplomático español que evitó la muerte de 5200 judíos húngaros durante la II Guerra Mundial, será objeto este lunes de un merecido homenaje por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores de España, que colocará en su recuerdo, una placa conmemorativa, en su embajada en Budapest.

 Nacido en Zaragoza el 28 de septiembre de 1910, Ángel Sanz Briz, habiendo cursado Derecho, ingresó en la Escuela Diplomática en 1933 y finalizó sus estudios poco antes del comienzo de la Guerra Civil Española.

 En marzo de 1944 ya se columbraba que la guerra estaba perdida para el Tercer Reich. Mientras los Aliados ultimaban los preparativos para el desembarco en Normandía, los rusos avanzaban decididamente por el este.

 Ante ese sombrío panorama, el vesánico Hitler, decidió invadir Hungría, el único país de Europa central que hasta ese momento no había caído bajo la férula nazi.

 Al nombrar al sanguinario Adolf Eichmann como Gauleiter (Gobernador) en Hungría, el régimen nazi patentizó su decisión de implementar la Solución Final, penoso eufemismo de aniquilación, con los judíos húngaros. Estos, integrantes de una centenaria y próspera comunidad, mientras eran saqueados y despojados de sus pertenencias, fueron obligados a registrarse, a bordarse en la solapa la estrella de David, para casi de inmediato ser transportados en trenes de ganado al sur de Polonia, al campo de concentración de Auschwitz, donde serían gaseados.

 Dada la premura por acelerar el exterminio, a diferencia de otros países de Europa, en Hungría no hubo guetos, no fueron necesarios.

 Mientras el Gobierno filo alemán de Miklos Horthy colaboraba con los invasores, los nazis húngaros de la Cruz Flechada, consumaban despiadados pogromos y persecuciones por las calles contra los judíos de Hungría, al tiempo que instalaban campos de tránsito para concentrarlos antes de su envío a la muerte.

 El cuerpo diplomático destacado en Budapest, era testigo horrorizado de los acontecimientos

 En la legación española, que no era sospechada ni mucho menos, de simpatizar con los Aliados, el encargado de negocios, Miguel Ángel de Muguiro, escribió a Madrid, reportando escandalizado, las vejaciones, palizas, registros y otras aberraciones con las que se solazaban los miembros de las SS.

 En Madrid, estaban absolutamente al tanto de las intenciones del "amigo alemán" en Hungría. Un año antes, según consigna en una excelente nota Fernando Díaz Villanueva, Federico Oliván, secretario del embajador español en Berlín, había escrito al ministerio de Exteriores, pidiendo permiso para ayudar a los pocos judíos que iban quedando con vida en el Gran Reich: "Si España se niega a recibir a esta parte de su colonia en el extranjero, la condena automáticamente a muerte, pues esta es la triste realidad". La colonia a la que se refería eran los judíos sefarditas, herederos lejanos de aquellos que fueron expulsados de España por los Reyes Católicos en 1492.

 Tanto Oliván en Berlín como Muguiro en Budapest habían rescatado un viejo decreto promulgado por Primo de Rivera en 1924, en virtud del cual todos los que demostrasen pertenecer a aquella Sefarad errante, obtendrían de inmediato la nacionalidad española. Ocultaban que el efecto del decreto había expirado en 1931, pero en Madrid no se acordaban y los nazis, naturalmente, no lo sabían. Muguiro se agarró a él para solicitar a las autoridades húngaras la protección de los sefarditas. El problema es que en Hungría, sefarditas, lo que se dice sefarditas, había muy pocos. No daban ni para llenar un tren".

 Sin amilanarse, informando a Madrid del futuro aciago que aguardaba a la comunidad hebrea, usufructuando su condición de diplomático, Muguiro, intercedió a favor de todos los judíos que pudo y engrandeció su obra al apropiarse de un cargamento de 500 niños, a los que les extendió visado y envió a Tánger, salvándolos de la inexorable muerte que les esperaba en Polonia.

 Este hecho y otros análogos que trascendieron, fueron los que generaron la animosidad en su contra de los húngaros y alemanes, y los que determinaron, el cese inmediato de sus funciones.La causalidad, en nombre de la Divina Providencia, hizo que el sucesor fuera su secretario, un joven de 32 años que se llamaba Ángel Sanz Briz, un zaragozano casado con una hermosa mujer, con la que tenía una niña recién nacida.

 Sanz Briz, quien estaba consustanciado con la política de Muguiro, fue nombrado encargado de negocios de la Embajada de España. Junto a un italiano llamado Giorgio Perlasca, que había combatido en la Guerra Civil, refinó y perfeccionó los procedimientos de su antecesor. La premisa era hacer lo mismo, pero con mayor sigilo y menor exposición.

 Para evitar elucubraciones y conjeturas, a Perlasca lo nacionalizó español y lo contrató para que trabajase en la Embajada, donde en lugar de su primigenio nombre Giorgio, se lo empezó a llamar Don Jorge.

 Entre los diplomáticos acreditados en Budapest, hubo varios más comprometidos en la salvación de vidas. Con seguridad, fueron inspiradores de Sanz Briz.

 En la Embajada de Suecia descollaba, Roul Wallenberg, quien fue la tabla de salvación de miles de judíos condenados a muerte. En la de Suiza, Carl Lutz, el inventor de los salvoconductos de protección denominados "schutzbriefe", que significaron para los judíos, certificados de vida.

 Imposibilitado de informar al Ministro de sus intenciones, para no correr el riesgo de ser cesado en sus funciones, al igual que Muguiro, Sanz Briz se limitaba a detallar las atrocidades que estaban perpetrando los nazis y los vernáculos Cruz Flechada en Hungría, contra la inerme población judía

 Las denuncias de Sanz Briz, no tenían respuesta de Madrid. El silencio, interpretado por él, como haga lo que le parezca, pero no genere complicaciones, fue el acicate que necesitó para intensificar sus esfuerzos en aras de salvar la mayor cantidad posible de vidas.

 Curiosamente, a Madrid, no le parecía del todo mal que los sefarditas retornaran a su patria, de la que injustamente habían sido expulsados los judíos cinco siglos antes. Los nazis incrédulos, no comprendían que la España de Franco, a la que habían auxiliado, se preocupara por unos judíos desterrados tanto tiempo atrás. Aún sin entenderlo lo toleraban. En un hecho sin precedentes, la Embajada de España en Berlín, logró sacar de Bergen-Belsen a 365 judíos que según el embajador, eran de origen sefardita, judíos de origen español.

 Los nazis de Hungría, no sabían fehacientemente el número de judíos de origen sefardita, pero sabían que eran muy pocos.

 Sanz Briz, conocedor de la propensión del asesino Eichmann a la molicie, le envío una carta en respetuosos términos, acompañada de una considerable suma de dinero, para que los descontrolados batallones de las SS no afligieran a "sus" judíos.

 Los cuantiosos estipendios recibidos, lograron que el representante español, obtuviera el exiguo cupo de 200 personas, que eran la cantidad de sefarditas estimados en el país. Sólo podría emitir 200 pasaportes, ni uno más.

 Sanz Briz aceptó sin protestar la dádiva y dio órdenes en la Embajada para preparar los salvoconductos, pero no los 200 asignados, sino todos los que fuera posible. Para ello, se valió de un ingenioso y arriesgado ardid. Ninguno de los pasaportes debía tener un número mayor al 200, pero tampoco debían repetirse. Para ello fue creando varias series que iban del uno al 200. Por ejemplo del pasaporte 80, había varios de las distintas series.

 El truco era perfecto pero insuficiente. Para salvar a mil necesitaba cinco series, 2000 diez y así sucesivamente. Pasaportes con el mismo número y diferente serie eran entregados a los temerosos portadores.

 A los efectos de disminuir las series, ideo aplicar el cupo otorgado por los nazis, no a individuos sino a grupos familiares, de modo que un pasaporte pudiese pertenecer a cinco o seis personas.

 No obstante, el riesgo de ser descubierto por los nazis era muy grande.

 Todo podía desmoronarse si un agente de la SS en un control de documentos, parase en la calle a dos portadores de un pasaporte con igual número pero de diferente serie. En virtud de ello y contemplando el hecho que los nazis advirtieran que había muchos sefarditas en las calles de Budapest, Sanz Briz, alquiló varias casas para cobijar a los judíos. Estos debían restringir al máximo sus salidas, salir un rato preferentemente por las mañanas, mientras que la Embajada se encargaría de proveerles comida y medicación, y fundamentalmente de tener alejados a los nazis de sus viviendas.

 Para extremar los recaudos, Sanz Briz mandó colocar una placa en húngaro y alemán que decía: "Anejo a la legación de España. Edificio Extraterritorial"

 Los judíos permanecían en sus casas hasta que Sanz Briz conseguía trasladarlos a Suiza, España u otro país en el que estuviesen a salvo.

 Alrededor de 5.200 personas fueron salvadas de la muerte por Sanz Briz. Cuando regresó a España, no fue objeto de felicitaciones y tampoco de críticas. Prosiguió con su carrera diplomática siendo destinado a los Estados Unidos y durante 35 años representó a España en numerosos países del mundo y falleció el 11 de junio de 1980, siendo embajador ante el Vaticano.

 En 1991 el Museo del Holocausto Yad Vashem de Jerusalén, en Israel, distinguió su acción y transfirió a sus herederos el título de Justo entre las Naciones, inscribiendo su nombre en el Memorial del Holocausto. En 1994 el gobierno húngaro le concedió a título póstumo la Cruz de la Orden del Mérito de la República Húngara.

 En el acto en su homenaje en la Embajada de España en Budapest, estarán presentes dos refugiados salvados por Ángel Sanz Briz, el piadoso cristiano , el primer diplomático que apareció en un sello de correos de España, al que recuerdan usando su nombre de pila, como al "Ángel español en Budapest

{
}
{
}

Comentarios Angel sanz briz, el schindler desconocido

me parece genial que se hable sobre los judíos por que es un tema que no deja de preocupar en la actualidad y tambien hay que recordar a Angel sanz  briz porque hizo mucho por aquellas personas que no deberían haber sufrido esas bejaciones y todo tipo de crimenes. 
maribel 19/11/2008 a las 13:02
Anoche ví un documental sobre este HÉROE (con mayúsculas), que salvó tantas vidas humanas jugándose la suya propia, sin pedir nada a cambio; ni siquiera un recuerdo a su hazaña.

Me confieso católica practicante y, cuando a la edad de 10 años  (ya ha pasado muchíiiisimo tiempo) tuve la oportunidad de ver la película titulada "El diario de Ana Frank", quedé tan impactada y me marcó tanto a esa corta edad, que me juré NO OLVIDAR JAMÁS tamaña e inimaginable barbaridad perpetrada por los nazis y las SS.
Si no llega a ser por Antena3,  jamás hubiera conocido la encomiable labor de este gran hombre llamado Angel Sanz-Briz, al que debemos un recuerdo, una loa y un respeto.
Aurora Aurora 18/12/2008 a las 13:58
JERUSALEM ES LA CIUDAD MAS IMPORTANTE DE LA HISTORIA BIBLICA,
Bendito Jehová Dios de nuestros padres, que puso tal cosa en el corazón del rey, para honrar la casa de Jehová que está en Jerusalén, e inclinó hacia mí su misericordia delante del rey y de sus consejeros, y a todos los príncipes poderosos del rey. Y yo, fortalecido por la mano de mi Dios sobre mí, reuní a los principales de Israel para que subiesen conmigo.”
Esdras 7:12-15 Jerusalén es el mismo corazón y alma del Estado Judío. La pasión judía por su Ciudad Santa se revela en los escritos del Rey David:” 5 Si me olvidare de ti, oh Jerusalén, Pierda mi diestra su destreza. 6 Mi lengua se pegue a mi paladar, Si de ti no me acordare; Si no enalteciere a Jerusalén Como preferente asunto de mi alegría.” Salmo 137:5-6 Jerusalén fue conquistada hace 3.000 años por el Rey David de mano de los Jebusitas. Jerusalén ha sido la capital de Israel, no desde Camp David, sino desde el Rey David. En el año 70 DC, Tito mandó a sus tropas dentro de Jerusalén y asesinó a tantos judíos hasta que su sangre literalmente inundó las calles. Los romanos masacraron a los judíos de Jerusalén por segunda vez en el año 135 DC por orden del Emperador Adriano. En 1099, los Cruzados, marchando bajo el signo de la cruz, entraron a Jerusalén para reclamar la ciudad para Cristo. Otra vez, las calles de la ciudad se empaparon de sangre mientras los Cruzados mataron a más de 40.000 personas y quemaron las sinagogas. En uno de tantos incidentes de indecible crueldad, 969 hombres, mujeres y niños judíos fueron conducidos en manada a una sinagoga la cual fue prendida en fuego con ellos adentro por los Cruzados. Mientras aquellas pobres almas clamaban por misericordia, los Cruzados parados afuera cantaban, “Cristo Te Adoramos.”
Jerusalem es una ciudad con lugares históricos cuidadosamente preservados y restaurados, y con modernos edificios, suburbios en permanente expansión, zonas y centros comerciales, parques industriales de alta tecnología y de bellos paisajes. Es una ciudad al mismo tiempo antigua y moderna, con sus tesoros del pasado y con sus planes para el futuro.La soberanía judía en la ciudad llega a su término en el año 135, con la represión de la segunda rebelión que éstos llevan a cabo contra Roma y sólo fue restaurada en 1948, con la creación del Estado de Israel. Durante todos esos siglos Jerusalem estuvo bajo el dominio de potencias extranjeras. No obstante, a lo largo del tiempo siempre hubo judíos que vivieron en Jerusalem y desde 1870 constituyen la mayoría de su población.
Hoy en día Jerusalem es una ciudad vibrante y vital. Es un centro cultural de renombre internacional, que ofrece festivales de cine y de artes representativas, conciertos, museos singulares, amplias bibliotecas y convenciones profesionales.La ciudad tiene otros atractivos: un parque zoológico, varios museos, el Santuario del Libro (donde se dice están los rollos del Mar Muerto), una gran universidad, un centro médico con todos los adelantos de la ciencia, y el monumento llamado Yad Vashem, levantado en memoria de los seis millones de judíos sacrificados en el holocausto, en la tentativa de Hitler de destruir al pueblo hebreo.
encuentran algunos de los sitios más sagrados de los cristianos, de los judíos y de los musulmanes, los cuales visitan con regularidad muchos creyentes fieles. A menudo se le llama la ciudad santa. Durante el reinado de David en Jerusalén, éste ocupaba un palacio de madera; no obstante, durante el reinado de Salomón, el pueblo trabajó mucho para embellecer la ciudad, construyendo incluso el templo y el palacio del rey. Una vez conocida como Salem (Gén. 14:18; Sal. 76:2), Jerusalén fue ciudad jebusea hasta que David la tomó (Josué 10:1; 15:8; 2 Sam. 5:6–7) y la convirtió en su capital. Hasta entonces había sido principalmente una fortaleza sobre el monte, situada a unos 800 metros sobre el nivel del mar, rodeada de profundos valles por todos sus lados con excepción del norte.
Israel es el “reloj de Dios”, pues lo que ocurre en esa pequeña nación hoy nos orienta y nos da más luz de lo que está por acontecer en el mundo entero. Desde el renacimiento del estado judío el 12 de Mayo de 1948,
ABEL REYES TELLEZ
PRESIDENTE NACIONAL
PARTIDO SOCIAL CRISTIANO NICARAGUENSE PSC.
HISTORIADOR TEOLOGO CRISTIANO.
TELFAX 505 22493460
EMAIL: PSCNICARAGUA@HOTMAIL.COM
MANAGUA NICARAGUA.
ABEL REYES TELLEZ ABEL REYES TELLEZ 18/08/2009 a las 00:07
EL HOLOCAUSTO DE LOS NIÑOS . VICTIMA DE LOS NAZI
Los niños eran victimas especialmente vulnerables de los nazis. Es estimado que más de un millón de niños fueron asesinados bajo el gobierno nazi en Alemania y la Europa ocupada.
En los ghettos, muchos murieron por falta de comida, ropa y vivienda. Los nazis consideraban que los niños del ghetto no eran productivos. En general no fueron usados para trabajos forzados, lo que aumentaba sus chances de deportación a los campos de concentración y exterminio.
En los primeros años del régimen nazi, el gobierno nacionalsocialista estableció campos de concentración para detener a oponentes políticos e ideológicos tanto reales como supuestos. En los años previos al estallido de la guerra, los oficiales de las SS y la policía encarcelaban en estos campos a cada vez más judíos, romaníes y otras víctimas del odio étnico y racial. Para concentrar y controlar a la población judía y al mismo tiempo facilitar la deportación posterior de los judíos, los alemanes y sus colaboradores crearon ghettos, campos de tránsito y campos de trabajos forzados para los judíos durante los años de la guerra. Asimismo, las autoridades alemanas establecieron numerosos campos de trabajos forzados, tanto en el denominado Gran Reich Alemán como en territorios ocupados por los alemanes, para personas no judías a quienes los alemanes buscaban explotar laboralmente.
Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939, aproximadamente 1,6 millones de niños judíos vivían en los territorios que los ejércitos alemanes o sus aliados iban a ocupar. Cuando la guerra terminó en mayo de 1945, más de 1 millón y quizás hasta 1,5 millones de niños habían muerto, como víctimas del calculado programa de genocidio nazi. Como escribió el historiador del ghetto de Varsovia Emanuel Ringelblum en 1942, “aun en los tiempos más brutales, brilló una llama de humanidad en el corazón más cruel, y perdonaron a los niños. Pero la crueldad hitleriana es diferente. Es capaz de devorar a nuestros seres más queridos, a aquellos que hacen surgir la mayor compasión: los niños inocentes”.
El Holocausto fue la persecución y el asesinato sistemático, burocráticamente organizado y auspiciado por el Estado de aproximadamente seis millones de judíos por parte del régimen nazi y sus colaboradores. “Holocausto” es una palabra de origen griego que significa “sacrificio por fuego”. Los nazis, que llegaron al poder en Alemania en enero de 1933, creían que los alemanes eran una “raza superior” y que los judíos, considerados “inferiores”, eran una amenaza extranjera para la llamada comunidad racial alemana.
Los niños judíos eran de las primeras victimas cuando los alemanes y sus colaboradores querían destruir una comunidad judía, fusilándolos o deportándolos a los campos de exterminio.
En 1933, la población judía de Europa ascendía a más de nueve millones, y la mayoría de los judíos europeos vivía en países que la Alemania nazi ocuparía o dominaría durante la Segunda Guerra Mundial. Para el año 1945, los alemanes y sus colaboradores habían asesinado aproximadamente a dos de cada tres judíos europeos como parte de la “Solución final”, la política nazi para asesinar a los judíos de Europa. Si bien las principales víctimas del racismo nazi fueron los judíos, a quienes consideraban el mayor peligro para Alemania, entre las otras víctimas se incluyen 200 mil romaníes (gitanos). Como mínimo, 200 mil pacientes discapacitados física o mentalmente, en su mayoría alemanes y que vivían en instituciones, fueron asesinados en el marco del llamado
a persecución nazi de los judíos comenzó en Alemania en 1933. En 1939, se había privado sistemáticamente a los judíos del país de sus derechos civiles y su propiedad, y se los había aislado de la comunidad nacional. Las conquistas alemanas en Europa después de 1939 provocaron la implementación de políticas antisemitas en los territorios ocupados. Si bien el ritmo y la severidad de la persecución fueron distintos en cada país, a los judíos se los diferenció, denigró y segregó de sus vecinos.
La gran mayoría de los judíos de la Europa bajo ocupación alemana nunca se ocultaron, por muchos motivos. Ocultarse significaba tener que dejar a los familiares, arriesgarse a recibir castigo inmediato y severo, y encontrar a una persona o familia dispuesta a brindar refugio. Muchos judíos, sin duda alguna, conservaban la esperanza de que la amenaza de muerte pasaría o que podrían sobrevivir hasta la victoria de los aliados.
Lamentablemente, la disposición o la capacidad de las poblaciones no judías de rescatar vidas judías nunca era de la misma escala que el vehemente deseo de los nazis de destruirlos. Incluso en los países donde el odio hacia los ocupantes alemanes era profundo, el antinazismo no necesariamente generaba ayuda para los judíos. Los nazis describían a los judíos como portadores de enfermedades, criminales o agentes “bolcheviques” ansiosos por socavar las bases de la sociedad europea. Los nazis además desalentaban el rescate: amenazaban con castigar severamente a quienes fueran descubiertos ayudando a los judíos.
En Europa oriental, los nazis generalmente aislaron a los judíos en ghettos, a menudo establecidos en las secciones más desoladas de una ciudad. En Europa occidental, los campos de internamiento, muchos de los cuales se habían establecido antes para albergar a refugiados y extranjeros enemigos, funcionaban como centros de detención para los judíos. Dichas políticas de aislamiento ayudaron a los nazis cuando comenzaron los fusilamientos masivos y las deportaciones a los centros de
En 1941, Hitler tomó la decisión de implementar el asesinato sistemático y en masa de los judíos. Los equipos móviles de matanza siguieron al ejército alemán a la Unión Soviética en junio de 1941, y a fines de ese año, asesinaron a casi un millón de hombres, mujeres y niños judíos. En diciembre, el centro de exterminio de Chelmno inició sus operaciones. Durante 1942, los nazis establecieron otros cinco campos de la muerte para llevar a cabo el gaseo de los judíos de Europa.
A todos los judíos los perseguían para matarlos, pero la tasa de mortalidad de los niños era especialmente alta. Solo del 6 al 11% de la población de niños judíos de Europa antes de la guerra sobrevivió en comparación con el 33% de los adultos. A los jóvenes generalmente no los elegían para realizar trabajos forzados, y los nazis a menudo realizaban “acciones de niños” con el fin de reducir la cantidad de “bocas inútiles” en los ghettos. En los campos, a los niños, los ancianos y las mujeres embarazadas se los enviaba rutinariamente a las cámaras de gas inmediatamente después de su llegada.
El martirio e intento de exterminio de la población judía centroeuropea a manos de los nazis afectó a unos seis millones de personas, al margen de a 800.000 gitanos, a cuatro millones de prisioneros de guerra soviéticos, y en un menor porcentaje a discapacitados, homosexuales y opositores alemanes al régimen de su país
Después de la derrota de la Alemania nazi, el mundo entero descubrió el sorprendente saldo de víctimas humanas que dejó el Holocausto. Muy pocos niños judíos sobrevivieron. En los centros de exterminio y los campos de concentración de Europa, los experimentos médicos, las enfermedades, el maltrato y el asesinato sistemático se cobraron muchas vidas. De los aproximadamente 216.000 jóvenes judíos deportados a Auschwitz, solo 6.700 adolescentes fueron elegidos para realizar trabajos forzados; casi todos los demás fueron enviados directamente a las cámaras de gas. Cuando liberaron el campo el 27 de enero de 1945, las tropas soviéticas encontraron solo 451 niños judíos entre los 9.000 prisioneros sobrevivientes.
Cuando la guerra terminó en 1945, los judíos de Europa que sobrevivieron comenzaron de inmediato la difícil y dolorosa búsqueda de familiares. Los padres buscaron a los niños que habían dejado en conventos, orfanatos o con familias sustitutas. Los comités locales de judíos de Europa intentaron registrar a los vivos y contar a los muertos. Los servicios de localización establecidos por la Cruz Roja Internacional y las organizaciones de ayuda a los judíos colaboraron en las búsquedas, pero estas a menudo eran prolongadas porque los nazis, la guerra y los traslados demográficos masivos en Europa central y oriental habían desplazado a millones de personas.
La búsqueda de la familia era mucho más que una búsqueda de familiares. A menudo implicaba la traumática búsqueda de niños para volver a descubrir su verdadera identidad. Los que habían sido bebés cuando los ocultaron no tenían recuerdos de sus padres biológicos ni conocimiento de sus orígenes judíos. La única familia que muchos habían conocido era la de sus salvadores.
Poco después de la liberación, las agencias judías de toda Europa comenzaron a localizar a los sobrevivientes y medir las bajas comunitarias. En los Países Bajos,
Cuando la Segunda Guerra Mundial terminó en 1945, había seis millones de judíos europeos muertos. Los habían matado en el Holocausto. Más de un millón de las víctimas eran niños.
Impulsados por una ideología racista que consideraba a los judíos “indeseables parásitos” dignos solo de erradicación, los nazis implementaron el genocidio en una escala sin precedentes. Todos los judíos de Europa fueron elegidos para la destrucción: los enfermos y los sanos, los ricos y los pobres, los ortodoxos religiosos y los convertidos al cristianismo, los ancianos y los jóvenes, incluso los niños.
Tras la selección en Auschwitz y otros campos, la mayoría de los niños eran mandados directamente a las cámaras de gas. Otros niños de los campos, especialmente mellizos, eran usados en experimentos médicos de los nazis. También hubo fusilamientos de niños por las SS y fuerzas policiales en Polonia y la Unión Soviética. Los líderes del Consejo Judío (Judenrat) fueron forzados a tomar la decisión, difícil y controvertida, de llenar las cuotas para la deportación de niños. Janusz Korczak, director de un orfanato en el ghetto de Varsovia, se negó a abandonar los niños elegidos para la deportación, y los acompañó en el transporte a Treblinka.
A pesar de la aplastante persecución sufrida en manos de los nazis, muchos niños descubrieron formas de sobrevivir. Muchos niños contrabandeaban comida al ghetto. Algunos participaron en movimientos juveniles activos en la resistencia. Muchos escaparon a campos de partisanos.
Algunas personas no judías ofrecieron lugares para esconder niños y algunas veces como en el caso de Ana Frank, para otros miembros de la familia también. “Kindertransport” (el trasporte de los niños) fue el nombre informal del rescate de miles de niños judíos a Gran Bretaña desde Alemania y los territorios ocupados entre 1938 y 1940. En Francia, casi toda la población protestante del pueblo Le Chambon-sur Lignon escondió niños judíos.
En el período posterior al Holocausto, los refugiados buscaron por toda Europa los niños que se habían perdido. Miles de huérfanos estaban en campos de refugiados. Muchos niños se fueron de Europa oriental como parte del éxodo masivo (Brihah) hacia las zonas aliadas, en camino al Yishuv (el asentamiento judío en Palestina). A través de la Aliyah de jóvenes (la inmigración de jóvenes), miles emigraron al Yishuv, y luego al estado de Israel
Después de la invasión de la Unión Soviética en junio de 1941, los Einsatzgruppen (equipos móviles de matanza) y más adelante, los batallones militarizados de oficiales de la Policía iban detrás de las líneas alemanas para llevar adelante operaciones de asesinato en masa de judíos, romaníes y oficiales del partido comunista y del estado soviético. Las unidades alemanas de las SS y la policía, con el apoyo de unidades de la Wehrmacht y de la Waffen SS, asesinaron a más de un millón de hombres, mujeres y niños judíos junto con cientos de miles de otras personas. Entre los años 1941 y 1944, las autoridades alemanas del régimen nazi deportaron a millones de judíos desde Alemania, los territorios ocupados y los países de muchos de sus aliados del Eje hacia los ghettos y los centros de exterminio, también llamados centros de la muerte, donde fueron asesinados en cámaras de gas diseñadas especialmente para tal fin.
Durante los últimos meses de la guerra, los guardias de las SS trasladaron a los prisioneros de los campos en tren o en marchas forzadas, también denominadas “marchas de la muerte”, en un intento por evitar que los Aliados liberaran a grandes cantidades de prisioneros. A medida que las fuerzas aliadas se trasladaban por Europa en una serie de ofensivas contra Alemania, empezaron a encontrar y liberar a prisioneros de los campos de concentración, así como a los prisioneros que estaban en el camino en marchas forzadas desde un campo hacia otro. Las marchas continuaron hasta el 7 de mayo de 1945, el día en que las fuerzas armadas alemanas se rindieron incondicionalmente a los Aliados. Para los Aliados occidentales, la Segunda Guerra Mundial finalizó en Europa oficialmente al día siguiente, el 8 de mayo (día V-E), mientras que las fuerzas soviéticas anunciaron su “día de la victoria” el 9 de mayo de 1945.
Las acciones organizadas para rescatar a los niños comenzaron incluso antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. La Aliyah de jóvenes (la inmigración de jóvenes), (un movimiento fundado para el traslado de niños judíos desde Alemania a Palestina), auspiciada por la Agencia Judía en Jerusalén, logró llevar más de 14.000 niños sin compañía a Palestina y Gran Bretaña entre 1933 y 1945. En Gran Bretaña, un grupo tutelar conocido como el Movimiento para el Cuidado de los Niños organizó el viaje y albergue de más de 10.000 niños refugiados judíos europeos entre diciembre de 1938 y septiembre de 1939. Dado que estos niños viajaban sin sus padres, la operación se denominó Kindertransport (transporte de niños).
La liberación de la tiranía nazi no terminó con el sufrimiento de los pocos niños judíos que sobrevivieron al Holocausto. Muchos de ellos debieron enfrentar un futuro sin padres, abuelos o hermanos.
No obstante, miles de niños judíos sobrevivieron a esta cruel matanza, muchos de ellos porque estaban ocultos. Con identidades cambiadas y a menudo ocultos físicamente del mundo exterior, estos jóvenes enfrentaron temor, dilemas y peligro constante. Su vida estaba en las sombras, donde cualquier comentario descuidado, denuncia o los murmullos de vecinos inquisitivos podía llevar al descubrimiento y la muerte.
Después de la guerra, los padres judíos a menudo pasaron meses y años enteros buscando a los hijos que habían ocultado. Si tenían suerte, encontraban a sus hijos que todavía estaban con el salvador original. No obstante, muchos recurrían a servicios de localización, artículos de diarios y registros de sobrevivientes con la esperanza de hallar a sus hijos.
Cientos de niños que habían estado ocultos narraron el tremendo dolor de los días de la supervivencia. Muchos intentaron recuperar un pasado que los nazis les habían robado: familias que nunca habían conocido o que eran solo recuerdos lejanos, y hasta sus propios nombres de nacimiento. Otros se sorprendieron de enterarse de que eran judíos. Al hurgar en los lugares más recónditos de sus vidas anteriores, estos sobrevivientes especiales conservan el recuerdo de los padres que los trajeron al mundo, los salvadores que los rescataron y un tiempo que amenazó con devorarlos.
Muchas veces, la búsqueda de familiares terminaba en trágicas noticias de hijos que habían desaparecido o habían sido asesinados, o de que no habían quedado familiares vivos que reclamaran a los niños.
El futuro de miles de niños huérfanos judíos se volvió un asunto apremiante. En los Países Bajos, a más de la mitad de los 4.000 a 6.000 sobrevivientes se los declaró “niños adoptivos de la guerra” (Oorlogspleegkinderen), y a la mayoría los pusieron bajo la custodia de un comité del estado. A la gran mayoría los devolvieron a algún familiar sobreviviente o a una organización judía, pero más de 300 fueron entregados a familias no judías.Después del Holocausto, muchos de los sobrevivientes encontraron refugio en los campos de refugiados que administraban las fuerzas aliadas. Entre 1948 y 1951, casi 700 mil judíos emigraron a Israel, incluidos 136 mil judíos refugiados de Europa. Otros judíos refugiados emigraron a Estados Unidos y a otros países. El último campo de refugiados se cerró en 1957. Los crímenes cometidos durante el Holocausto
ABEL REYES TELLEZ PRESIDENTE NACIONAL PARTIDO SOCIAL CRISTIANO NICARAGUENSE PSC. HISTORIADOR TEOLOGO ESCRITOR CRISTIANO. TELFAX 505. 22493460 EMAIL: PSCNICARAGUA@HOTMAIL.COM
.MANAGUA NICARAGUA.
ABEL REYES TELLEZ ABEL REYES TELLEZ 10/09/2009 a las 08:50
como zaragozana me siento orgullosa de la labor llevada a cabo por  Angel sanz briz, yo también supe de él por un documental, creo que no se le ha dado en mi comunidad el reconocimiento que se le debe.
meriam meriam 15/11/2010 a las 14:10
ESTA CLARO QUE NO SON LAS IDEAS NI EL SIGNO POLITICO LO QUE VALEN, SON LAS PERSONAS. ESTE HOMBRE ERA UN DIPLOMATICO DE FRANCO; TAMBIEN ERAN DE LAS FILAS DE FRANCO LOS HOMBRES DE LA DIVISION AZUL, CUYO COMPORTAMIENTO EN EL FRENTE RUSO  FUE HUMANITARIAMENTE ADMIRABLE, LLEGANDO A ENFRENTARSE MUCHAS VECES CON SUS CAMARADAS ALEMANES PARA EVITAR VEJACIONES CONTRA LA POBLACION CIVIL. 
NO CABE DUDA QUE SANZ BRIZ  FUE UN SER HUMANO SENSIBLE Y VALIENTE.
sergio sergio 05/04/2011 a las 22:55
¿QUIÉN ES BENJAMIN NETANYAHU ?
PRIMER MINISTRO DE EL ESTADO DE ISRAEL
l
Binyamin Netanyahu, apodado Bibi), nacido el 21 de octubre de 1949 en Tel Aviv, es el actual Primer Ministro de Israel y Ministro de Sanidad de Israel desde marzo del 2009. Ocupó anteriormente el cargo de Primer Ministro de 1996 a 1999.
Los padres de Benjamín eran Tsila y Benzion Netanyahu. recien fallecio en el 2012 Su padre, Benzion, fue profesor de historia judía y editor de la Enciclopedia Hebrea. Su hermano mayor Yonatan, asesinado durante la Operación Entebbe en 1976, Nació el 25 de marzo de 1910, en Varsovia, entonces parte del Imperio Ruso, como Benzión Milikovsky. En 1920 su familia emigró al Mandato Británico en Palestina, donde estudió en el Instituto para Maestros David Yellin, y luego en la Universidad Hebrea de Jerusalén.
En 1944 se casó con Tzila Segal, y con ella tuvo tres hijos: Yonatán (1946-1976), el comandante de la unidad de elite Sayeret Matkal, que cayó durante la Operación Entebbe, en 1976, Biniamín (1949) e Ido(1952), médico, escritor y dramaturgo.
En 1976, un evento nacional israelí supuso para él un golpe mortal del que nunca se recuperó. La unidad de élite del Ejército israelí Sayeret Matcal se trasladó de forma clandestina hasta el aeropuerto de Entebbe para rescatar a los 246 pasajeros de un avión de Air France que había sido secuestrado y desviado por un comando palestino a Uganda. La operación fue un éxito y entró en el mitología israelí pero se cobró la vida del conocido oficial encargado del asalto al avión e hijo mayor de Benzion Netanyahu, Yoni.
El hermano de éste, Bibi (Beniamin), recuerda que esa fecha marcó para siempre a su familia. Fue el propio Bibi, que vivía en Boston, que tuvo que viajar hasta la Universidad Cornell para darle la noticia de la muerte. “Me dijo sorprendido, ¿Bibi que haces aquí? Un segundo después, entendió y exclamó de dolor”, recuerda.
Benzión Netanyahu era profesor emérito de la Universidad Cornell (Estados Unidos) y se especializó en la “Edad de Oro” de la historia los judíos de España.
Perdio a su hijo mayor durante la Operacion Entebbe,Yoni,considerado un héroe nacional en Israel,y era padre del actual Primer ministro Benjamin Netanyahu.
Benzion Netanyahu,polaco de nacimiento,cuyo verdadero nombre era Nathan Mileivkosky,estaba lúcido hasta el último día pese a su edad avanzada,tal es así que fué él quien había aconsejado a su hijo el año pasado no firmar los acuerdos por la liberacion de mas de mil terroristas ”palestinos”,
Se desempeñó como secretario del legendario Zeev Jabotinsky, considerado el padre del Sionismo
Revisionista y también actuó como líder de esa corriente sionista en Norteamérica.
Netanyahu fue además editor de la Enciclopedia Hebraica, publicada entre 1944 y 2005.
El profesor Netanyahu era conocido por sus posiciones políticas que a menudo estaban más a la derecha que las de su hijo, y frecuentemente criticaba públicamente las políticas del primer ministro.
La influencia intelectual y política que tenía sobre su hijo era evidente para todo aquel que algún día le escuchó o leyó. Un dato fundamental a tener en
cuenta ya que el citado hijo fue, es y seguramente volverá a ser el primer ministro de Israel.
Pocas horas después de visitarle en su modesta casa de Jerusalén,Benjamin Netanyahu recibió la noticia que temía en las últimas semanas: el fallecimiento de su progenitor, el reconocido profesor e historiador Benzion Netanyahu.
El primer ministro ha señalado que su padre ha tenido una gran influencia en la formación de su visión del mundo.
Es considerado héroe de guerra israelí. Su hermano menor Ido es radiólogo y escritor. Los tres hermanos fueron miembros de las Sayeret Matkal (fuerzas especiales israelíes). Netanyahu se ha casado tres veces.
Su vida, desde entonces, se repartió entre su adolescencia en Estados Unidos, su paso militar por Israel, su vuelta a Estados Unidos y a sus estudios universitarios y su posterior regreso, cargando ya con un importante currículum a sus espaldas, a Israel y a la vida política y a esa frescura insaciable que, necesariamente, todo político debe o debería tener.
Su currículum se aggiornó desde muy temprano. Sus estudios le dieron pie para trabajar en una importante consultora internacional y más adelante en el tiempo, en la Industria Rim en Jerusalén. Pero el plato fuerte llegaría más tarde. Todavía era joven (contaba apenas con 33 años) cuando comenzó a trabajar en las misiones diplomáticas de Israel en Estados Unidos. Dos años más tarde, de 1984 a 1988, Netanyahu sirvió como embajador de Israel en las Naciones Unidas. Su carrera política, entonces, estaba encaminada.
Ya en 1988, Netanyahu fue electo miembro de la Knéset por el Partido Likud. Esos cuatro años fueron años duros: la intifada y la guerra del Golfo Pérsico por el año ’91 habrían de marcarle el camino. Sus posturas fueron cada vez más radicales y menos pacientes. En 1993 fue elegido presidente del Partido Likud y no habría de pasar mucho tiempo hasta convertirse en el Primer Ministro más joven de Israel. En 1996 Benjamín Netanyahu asumía como el noveno Primer Ministro de la historia de Israel. Su ferviente postura contra el terrorismo, su estilo norteamericano de discursos breves y candentes le habían dado resultado.
Bibi completó la educación secundaria en el Cheltenham High School de Filadelfia y en 1967, en vísperas de la Guerra de los Seis Días y siguiendo los pasos de su hermano Yoni, convertido en soldado paracaidista, volvió a Israel para alistarse en las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI), donde fue destinado a la división de comandos de élite y recibió el adiestramiento necesario para entrar en combate en la llamada guerra de desgaste, el conflicto intermitente y de baja intensidad que continuaba enfrentando a las tropas israelíes con las tropas egipcias y los fedayines palestinos de la OLP, y participar en operaciones antiterroristas.
Como jovencísimo soldado y luego oficial, hasta principios de los años setenta Netanyahu sirvió en varias misiones especiales; las reseñas biográficas oficiales suelen citar el raid contra el aeropuerto internacional de Beirut en diciembre de 1968, lanzado como represalia por el atentado en Atenas contra un aparato de la aerolínea israelí El Al por el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), y que se saldó con la destrucción de trece aviones de línea libaneses, así como el exitoso rescate de los rehenes del reactor de la compañía belga Sabena secuestrado por la Organización Septiembre Negro en el aeropuerto de Lod en Tel Aviv en mayo de 1972, acción en la que resultó herido.
En sus misiones conocidas y otras no desclasificadas Netanyahu sirvió en la Sayeret Matkal, o Unidad de Reconocimiento del Estado Mayor General, y a las órdenes de un oficial de rango superior que llegaría al generalato y a la jefatura del Estado Mayor de las FDI, Ehud Barak, otro futuro primer ministro y además adversario político. En 1972 Bibi se apartó del servicio activo en las FDI y regresó a Estados Unidos para estudiar Ciencias Políticas en la Universidad de Harvard. Cuando en octubre de 1973 estalló la Guerra de Yom Kippur, viajó apresuradamente a Israel para empuñar las armas contra los ejércitos egipcio y sirio. Terminada la contienda, colgó el uniforme con el galón de capitán en la reserva y retomó su formación universitaria en Estados Unidos, en el prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT), por el que en 1975 se licenció en Arquitectura y en 1977 obtuvo una maestría en Administración de Empresas. Esta formación le permitió perfeccionar su inglés, hasta lograr que desapareciese por completo el acento hebreo, y mientras estuvo en las aulas empleó como apellido legal Nitai, de más fácil pronunciación.
Renovada su diputación en las elecciones del 23 de junio de 1992, que dieron a los laboristas de Yitzhak Rabin -antiguo jefe del Estado Mayor de las FDI y primer ministro en los años setenta- un claro mandato para negociar la paz con las partes árabes y que mandaron al Likud, con el 24,9% de los votos y 32 diputados, a la oposición por primera vez desde 1977, Netanyahu puso un paréntesis forzoso en su gestión gubernamental y se dispuso a abrir una lucha interna para realizar su gran ambición, convertirse en el líder de partido, posición en la que se jubilaba el derrotado y caduco Shamir.
En las elecciones del 1 de noviembre de 1988, que produjeron un empate técnico entre el Likud y el Avoda, el ex embajador se hizo con el mandato legislativo, tras lo cual, el 26 de diciembre, debutó en el Gobierno de unión nacional como viceministro de Asuntos Exteriores, teniendo como directo superior a su mentor en Washington, Arens. En los años siguientes, el número dos de la diplomacia israelí defendió ante la comunidad internacional la represión militar de la Intifada palestina en los territorios ocupados de Cisjordania y Gaza, negó credibilidad a la disponibilidad de la OLP de Yasser Arafat a negociar la paz y señaló a Jordania como el verdadero “Estado palestino”.
En 1988 Netanyahu ganó un escaño en la Knéset. Desde 1988 también fue viceministro en los gobiernos de Yitzjak Shamir. Shamir se retiró de la vida política después de la derrota del Likud en 1992. En 1993, y por primera vez, el partido celebró elecciones primarias para elegir a su líder. Netanyahu las ganó, derrotando a sus adversarios Ze’ev “Benny” Beguin (el hijo del ex primer ministro Menájem Beguin)
as convertirse en líder de la oposición, Netanyahu encajó muy negativamente los Acuerdos de Oslo de agosto de 1993 y la subsiguiente firma en Washington, el 13 de septiembre, de la histórica Declaración de Principios sobre la creación de un autogobierno interino palestino en los territorios ocupados, la retrocesión de soberanía y la retirada militar israelí por fases, así como la negociación al cabo de cinco años de los aspectos cardinales del naciente proceso de paz, esto es, la jurisdicción sobre Jerusalén, el retorno de los refugiados, la definición de las fronteras y el estatus definitivo de la entidad palestina.
El asesinato de Rabin generó un efecto de simpatía que oxigenó los menguados niveles de apoyo del Avoda, pero hasta las elecciones del 29 de junio de 1996, la cadena de masacres cometida por Hamás contra autobuses y centros comerciales llenos de paisanos en Jerusalén, Tel Aviv y Ashkelón en febrero y marzo, con 60 muertos en total, más la desastrosa operación de castigo aéreo contra la guerrilla libanesa de Hezbollah, en abril, colocaron al nuevo mandatario laborista, el veteranísimo Shimon Peres, en una situación complicada.
Las elecciones fueron dobles. En la votación a primer ministro, primera de este tipo en la historia de la democracia israelí, Netanyahu, relanzado gracias a una agresiva campaña de estilo americano que esgrimió el eslogan de Paz con seguridad, se impuso a Peres con sólo un punto de diferencia, el 50,5% contra el 49,5% cosechado por el aspirante reeleccionista. En las legislativas, por el contrario, la lista conjunta formada por el Likud, el centroderechista Gesher de Levy y el ultraderechista Tzomet del ex general Rafael Eitan obtuvo unos resultados decididamente mediocres, el 25,1% de los sufragios y 32 escaños (los mismos que los sacados en 1992 por el Likud en solitario), que no llegaron a superar la fuerte caída del Avoda, de nuevo primero con el 26,8% de los votos y 34 diputados.
Sin embargo, prevalecía el resultado de la elección a primer ministro, así que correspondió a Netanyahu el privilegio de constituir el nuevo Gabinete, empresa que hizo posible el respaldo de varios partidos ortodoxos y religiosos, que aceptaron sus promesas de replantear el proceso de Oslo con los palestinos desde una nueva postura de firmeza y con arreglo a una serie de condiciones. Así, el 18 de junio de 1996 Netanyahu, con 46 años, se convirtió en el primer jefe de Gobierno israelí nacido después de la independencia, así como el más joven, y el segundo –tras Rabin- con un pasado de profesional de la milicia, al frente de un Gabinete con unas acusadas credenciales derechistas y nacionalistas.
Netanyahu quería seguir siendo coherente entre sus pronunciamientos y sus acciones, aunque su escrupulosidad también era vigilada celosamente por los miembros más intransigentes de su Gabinete, como Sharon y Eitan. Sin embargo, estaba obligado a tranquilizar a los países que apadrinaban el proceso de paz, con Estados Unidos, amigo vital de Israel, a la cabeza. Así, no tardó en acudir a reunirse con los jefes de los Estados árabes que habían firmado la paz con Israel, el egipcio Hosni Mubarak, en El Cairo el 18 de julio, y el jordano Hussein, en Ammán el 5 de agosto, amén de con el presidente Bill Clinton, en Washington el 9 y el 10 de julio, encuentro que sirvió para disipar el resquemor suscitado en el Likud por el apoyo expresado a Peres por la Administración demócrata en la contienda electoral.
La propia dinámica del proceso de paz requería que Netanyahu se reuniera con Arafat, tal como habían hecho Rabin y Peres en reiteradas ocasiones. El primer encuentro tuvo lugar en el paso fronterizo de Erez el 4 de septiembre, cuando un serio Netanyahu, contraviniendo una conocida promesa, estrechó la mano al líder palestino, al que llevaba muchos años retratando como un cruel terrorista. En una atmósfera sobria y fría, los mandatarios se mostraron decididos a aplicar los aspectos pendientes de los acuerdos firmados hasta la fecha y a avanzar en todo el proceso. El inesperado pragmatismo de Netanyahu consternó e irritó al ala dura del Gabinete, donde ya empezaron a escucharse las acusaciones de “traición”. Cinco días después, se reanudaron las negociaciones sobre las cuestiones finales de los Acuerdos de Oslo.
cuando el Partido Laborista israelí abandonó la coalición de gobierno y quedó vacante el puesto de ministro de exteriores, Sharón entregó el cargo a Netanyahu. Esta vez Netanyahu fracasó al intentar conseguir el liderazgo del Likud contra Sharón. Tras las elecciones de 2003, Netanyahu aceptó el cargo de ministro de finanzas en una nueva coalición formada por Sharón. Netanyahu no apoya el proyecto del futuro Estado Palestino. En 2001, y en dos ocasiones, expresó su deseo de que el comité central del Likud rechazara el Estado Palestino.
En las elecciones del 10 de febrero del 2009 el Likud obtuvo 27 escaños en la knesset, uno menos que el principal rival, Kadima. Sin embargo, sumando a los partidos de derecha y a los ultraortodoxos, Netanyahu obtuvo mayor apoyo que Tzipi Livni de Kadima para formar gobierno, logrando que 65 miembros de la knesset lo recomendaran ante el Presidente, Shimon Peres. Peres decidió designar a Netanyahu como Primer Ministro. El 30 de marzo del 2009 asumió el cargo.
El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, proclamó recientemente el cumplimiento de la profecía bíblica de Ezequiel, capítulo 37. Asimismo, se espera el pronto cumplimiento de lo profetizado por la Biblia en Ezequiel 38 y 39
Hablando sobre el reciente 65 aniversario de la liberación del campo de concentración nazi de Auschwitz en Polonia, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu proclamó el cumplimiento de la visión del profeta Ezequiel en el valle de huesos secos.
Netanyahu dijo, “armados con el espíritu judío, la justicia del hombre, y la visión de los profetas, que brotaron nuevas sucursales y creció raíces profundas. Los huesos secos se cubrieron de carne, un espíritu llenó sus vida, y vivieron y se quedó en su propios pies “.
Hay un grado de espiritualidad en Israel, recientemente, con esto que Benjamin Netanyahu dijo que Ezequiel 37 está cumplido”, señala.
Así que me siento alentado cuando el principal líder de la nación de Israel sale y se pone de pie por la Biblia. Esta es una noticia tremendamente buena.”
El 30 de marzo del 2009 asumió el cargo y formó gobierno en coalición con los socialistas de Ehud Barak. Durante este segundo mandato se manifestó a favor de la solución de “los dos estados” aunque si bien con fuertes condiciones previas, que los palestinos creen inaceptables. En junio, aprobó la solución de dos estados con ciertas condiciones.
El 1 de febrero de 2012, Netanyahu arrasó en las primarias del partido Likud. Con el 75 % de los votos derrotó a su único rival y exponente del ala más radical del movimiento conservador, Moshe Feiglin (24 %). Por quinta vez desde que en 1993 tomara el relevo de Yitzhak Shamir, fue elegido máximo dirigente del partido. Salvo el corto periodo posterior a su derrota electoral del 99 y los años de su gran rival Ariel Sharon como líder y primer ministro, Netanyahu fue la principal figura del Likud durante los 19 años anteriores.
ABEL REYES TELLEZ
PRESIDENTE NACIONAL
PARTIDO SOCIAL CRISTIANO DE NICARAGUA.PSC
ESCRITOR CRISTIANO
EMAIL.PRESIDENTE.PSC@HOTMAIL.COM
TEL.505 +.2249 3460
ABEL REYES TELLEZ ABEL REYES TELLEZ 15/07/2012 a las 21:34

Deja tu comentario Angel sanz briz, el schindler desconocido

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre