Avisar de contenido inadecuado

La doble moral en la crisis del medio oriente

{
}

 

Orgía de Hostilidad

www.Elreloj.com 

Ha terminado la guerra en Gaza. Por lo menos así lo esperamos. No sabemos hasta qué punto el bando contrario cumplirá con el cese de fuego, pero bien entendemos que Israel hará lo indecible para que se mantenga firme. Pero la anomalía del caso es que no se ha concertado acuerdo alguno con el enemigo. Solamente con EE.UU., la UE y Egipto. ¿Por qué? Ah, aquí está el quid de la cuestión.

 

 

--------------------------------------------------------------------------------

 

 No todos comprenden exactamente el significado de un hecho categórico: Hamás no reconoce la legitimidad del Estado de Israel, ni acepta la resolución que la Asamblea General de las Naciones Unidas del 29 de noviembre de 1947 mediante la cual se repartía el territorio del Mandato de en dos estados, uno árabe y otro judío. Considera que Israel fue edificado por medio de la usurpación de la Palestina histórica y no está dispuesto a cualquier reconciliación que sea con los judíos que no incluya su renuncia a reivindicar siquiera un palmo de Palestina, incluyendo la totalidad del actual territorio del Estado de Israel. Dicen un categórico "no" a los israelíes y, por ende, a los judíos.

 

Por lo tanto, no es una parte viable en eventuales conversaciones de paz. En múltiples ocasiones los líderes de Hamás han calificado los diálogos entre árabes e israelíes como una pérdida de tiempo. Apoyan la lucha armada y los ataques suicidas contra civiles como medio para el logro de sus objetivos. En su carta fundacional, Hamás realiza una serie de acusaciones y advertencias contra Israel en particular y contra los judíos en general que son de carácter netamente antisemita. De modo que Hamás no es únicamente anti-israelí, sino fundamentalmente antijudío. Por ejemplo:

 

Artículo 7: "No vendrá el Día del Juicio hasta que los musulmanes combatan a los judíos, hasta que los judíos se escondan tras las montañas y los árboles, los cuales gritarán: '¡Oh, musulmán! Un judío se esconde detrás mío, ¡ven y mátalo!'".

 

Artículo 22: Declara que "enemigos" u organizaciones sionistas "acumularon una riqueza material grande e influyente" con la cual "tomaron el control de la prensa mundial". "Estuvieron detrás de la Revolución Francesa y las revoluciones comunistas. En cuanto a guerras locales y mundiales nadie objeta que estuvieron detrás de la Primera Guerra Mundial, así como del aniquilamiento del califato islámico. También estuvieron detrás de la Segunda Guerra Mundial, cuando obtuvieron inmensos beneficios gracias al comercio con materiales de guerra, y se prepararon para el establecimiento de su Estado. Inspiraron la creación de Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad para reemplazar a la Liga de las Naciones, con el fin de dominar al mundo a través de sus intermediarios. No hay guerra que haya estallado en lugar alguno que no lleve sus huellas digitales". (Como por ejemplo, la Guerra de Civil de España (1936-9), la de Corea en 1951 y la de Vietnam, en 1959-1975, a su modo de ver, también fueron todas ellas de inspiración judía). Pero no sólo esas tres, sino más de lo que se puede suponer.

 

Durante el siglo pasado se registraron en el sufrido mundo no menos de cincuenta guerras y revoluciones armadas, y algunas fueron realmente genocidios. Para empezar, se habría de citar el ocurrido en el Congo (entonces llamado Zaire) en el que fueron inmolados 4 (¡cuatro!) millones de almas. (¿Quién protestó en el mundo contra semejante salvajada?) No quedaron lejos la horrorosa tragedia de Camboya (2 millones de muertos) que apenas si provocó en su momento reacción alguna, así como pasaron un tanto desapercibidas las matanzas en masa en Bangla Desh (1.5 millones), en Biafra (Nigeria) (1 millón), en Ruanda (800.000), en Sudán (300.000), en Afganistán, en Timor (200.000) en Yugoslavia (Bosnia) 140.000, y hasta en Guatemala (durante la presidencia de Ríos Montt murieron 200.000 personas), para citar solamente algunas. Nunca el mundo se irritó hasta tal mundo ante esas guerras de exterminio, en las que se realizó una "limpieza étnica", en la que cundía el deseo de matar por matar, que en el actual operativo militar emprendido contra el terrorismo del Hamás.

 

Y si bien esos exaltados no hayan participado directamente en ataques terroristas más recientes, como el de las Torres Mellizas de Nueva York y el de Atocha, siempre se han sentido estimulados por "estos gestos de valentía e intrepidez" de parte de sus hermanos musulmanes. En el primer caso, los habitantes de Gaza y Judea y Samaria no ocultaron la satisfacción: bailaron en las calles y repartieron golosinas, para celebrar ese "auspicioso suceso".

 

Los "pogres" del mundo en general y los de España en particular, empezando por cierta "personalidad" de la Generalitat que participó en una demostración pro-palestina, tendrían que recapacitar un poco antes de acusar a Israel de "genocidio". Un país cuyo ejército advirtió de antemano a la población civil de Gaza, que estaba por atacar a las concentraciones de terroristas que pululaban entre los habitantes de muchas zonas de Gaza, para reducir en lo posible los daños a civiles, Y qué hicieron los hombres del Hamás: se refugiaron en escuelas, hospitales y mezquitas, desde los que disparaban contra los efectivos israelíes. Porque sabían que éstas contestarían con sus armas, y provocarían daños y pérdidas de vida humana en esos lugares tan delicados. No les importaban las víctimas inocentes; es más, cuando mayores fuesen, mejor. Así tendrían una excelente munición para ganar su ofensiva propagandística. Y, lamentablemente, su inhumana maquinación les ha resultado efectiva.

 

Dice el doctor Tawkid Hamid, un medico reformador musulmán que reside en EE.UU: "Como egipcio musulmán que reside en EE.UU., me pregunto por qué el mundo árabe y quienes les apoyan en el Occidente nunca han dado prueba de semejantes protestas contra los terroristas islámicos, que atacan a tantas personas inocentes en todo el mundo, y hacen explotar mercados en los que la mayoría de la gente son civiles musulmanes en Irak, Pakistán, Sudán, Turquía y otros países. Cuando se considera que el ataque israelí ha matado en su mayor parte a militantes del Hamás, la actitud pasiva del mundo musulmán frente a esos terroristas constituye una hipocresía extrema. Si realmente les importara la vida de sus correligionarios, hubieran tenido que manifestar con igual vehemencia contra aquellos islámicos que han asesinado a centenares de sus correligionarios, y ya no hablemos de la matanza del Hamás contra los miembros del rival El Fátaj, inclusive mujeres y niños".

 

Seguidamente, el autor de la nota se queja de que el mundo no haya protestado contra los atentados en Mumbay (Bombay), la quema de iglesias y la persecución de cristianos en Irak, y muchos otros crímenes cometidos por aquellos extremistas. Estima que el mundo musulmán todavía es regido por una "mentalidad tribal insular" y que "le hace bien a la conciencia europea impregnada de sangre, levantar un dedo acusador contra la supuesta ‘agresión' israelí para aliviar el espectro de su propia culpa". Y termina así: "Quienes ahora manifiestan contra la campaña militar en Gaza deberían tener en cuenta que si el Hamás hubiera dejado de atacar a Israel con cohetes, este país no hubiese emprendido su ataque. Si los palestinos se hubieran dedicado al desarrollo de su sociedad en lugar de destruir la de otros, toda la región hubiera gozado de paz y florecido". Y termina diciendo lo que muchos saben pero lamentablemente se olvidan: "Sencillamente, la solución está ahora en manos de los palestinos, no de los israelíes".

 

Pero los palestinos del Hamás ni siquiera quieren hablar. Testarudos como nadie, todavía acarician el sueño de erradicar a Israel del mapa, bajo los auspicios del emulador de Hitler que asienta sus reales en Teherán. De modo que el Hamás cambia de parecer (lo cual no parece posible), o los palestinos se avivan de una vez por todas y elijan a dirigentes que sean tan sensatos, como para comprender que con el terrorismo y otras atrocidades semejantes no podrán conseguir sus propósitos.

 

Moshé Yanai

{
}
{
}

Comentarios La doble moral en la crisis del medio oriente

Deja tu comentario La doble moral en la crisis del medio oriente

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre