Avisar de contenido inadecuado

Mirando a los árboles y no al bosque

{
}
 

"El Blog de Yosef" es una ventana democrática, constantemente aparecerán interesante artículos relacionados con la amazonía bajo la responsabilidad del dueño del blog. Hoy publicamos un artículo del ecologista Paul McAuley que Salió publicado el 10 de diciembre del 2007 en la revista "Loreto Hoy" de la ciudad de Iquitos, que dirige Fernando Najar. Reproducimos el artículo con la autorización de Paul

 

Aclarando al maderero James King y revelando el lado anti loretano de Alan García Pérez.

 

MIRANDO A LOS ÁRBOLES Y NO AL BOSQUE

               

  

 Por Paul McAuley

 

El último número de "Loreto Hoy" nos aportó las opiniones de un maderero reclamando la ineficacia del manejo actual del bosque y de un estudiante reflexionando sobre el artículo de Alan García y su "perro del hortelano". Sería importante analizar ciertas ideas allá presentadas con el afán de acercarse más a la realidad actual de la región y la explotación del bosque.

 

Primero alguna corrección de cifras. Loreto no tiene 4,400, 000 hectáreas en concesión forestal. Esa fue la oferta, pero la entrega hasta la fecha es de unas 2, 400,000 hectáreas según INRENA.

James King habla de "pánico que los ecologistas publican" sin dar detalle del mismo, y en seguida dice "La idea que los madereros están destruyendo bosques por gusto es absurdo. ¿Qué maderero va tumbar un bosque que no puede procesar." Primero tendríamos que preguntar al autor, de qué "maderero" está hablando? Parece que el Sr. King ignora que los "madereros exportadores" no pisan el bosque, ni tienen idea de donde viene la madera que venden. La mayoría ni tiene concesiones. Muchos concesionarios son sus clientes, sus proveedores. Muchos "concesionarios madereros" tampoco conocen sus concesiones, dejando el manejo a intermediarios. Los otros "madereros" enviados al bosque para sacar la madera tienen interés en sacar todo el provecho posible del lugar en donde tiene su tractor o su personal y lo mas pronto posible. El "maderero" que pisa bosque adentro y que calcula cuánto del bosque él debería responsablemente tumbar existe solo en la imaginación romántica.

El autor nos presenta al Estado de Oregon como modelo de producción forestal, argumentando que Oregon es 32% más pequeño que Loreto y produce más que nosotros. Sr.King, ese hecho es irrelevante. El asunto de la explotación de madera en Loreto no es cuestión de uso del espacio disponible. En Oregon se sabe de donde sale la madera y se respeta las zonas de producción. No es el caso en Loreto. La mayor parte de la madera que sale de Iquitos no sale de las zonas concesionadas...y consecuentemente es madera ilegal. El tamaño de Loreto es irrelevante. La legalidad es el asunto.

Tal vez por reconocer la debilidad de estos argumentos el autor ataca indirectamente a los que reclaman un manejo honesto, aludiendo que "nadie les va ha (sic) enviar dinero si no continúan hablando de la industria de la ecología.." Emplazamos al Sr. King demostrar con hechos y cifras estos ingresos que reciben los "ecologistas". Si no los tiene mejor dejar de escribir tonterías y no traiga mala fama a la revista "Loreto Hoy".

 

Donde el autor tiene toda razón es en la realidad de una población en el bosque que no tiene derecho a titulo y marginada por legislación y burocracia que les deja siempre mas pobres. Al caos actual el Sr. King sugiere dos soluciones - modificaciones a la ley forestal, permitiendo al poblador local una cuota de 15m3 por hectárea. Lo que se presenta como "solución" termina siendo parte del problema en el manejo sostenible del bosque Loretana. Siempre el poblador local está marginado a un rol de peón o minorista. La pregunta es: ¿Por qué el poblador local no puede ser accionista principal en el manejo del bosque? No será que tras esta realidad regional exista un racismo latente o real: que el poblador loretano no es capaz de manejar nada, y menos un recurso que tiene gran valor en el mercado internacional. Ese manejo económico debe estar en manos solo de foráneos!  Nos urge, como extranjeros en la región, dejar los prejuicios y devolver el protagonismo y manejo económico a los actores locales. Sr., King va al extremo de soberbia al declarar que "no existe personal en Perú (sic) que conozca las especies de madera que existen."  ¿Está seguro de esa afirmación? ¿Qué evidencias?

Capaz los madereros de Oregon nos darán la respuesta.

 

 

Comentando el artículo de Alan García, Isaac Ocampo hace un buen esfuerzo para demostrar las debilidades de sus argumentos. Tal vez por desconocimiento de ciertos aspectos del manejo actual el autor deja a Alan García escapar muy fácilmente con ciertos argumentos. Cita del AG la frase. "En su mayoría, esas concesiones rapiña solo han servido para sacar la madera más fina, deforestar y abandonar el terreno." Esa frase es de extrema hipocresía, llegando de la boca de quien niega acatar al orden del Tribunal Constitucional y terminar con las mismas concesiones "rapiña" en la cuenca de Mazan. ¿Y porque el Presidente no firma el Decreto Supremo que ya está sellado por INRENA? ¿Será que algunos amigos del Gobierno actual son los más interesados en el robo sistemático de las cuencas de Loreto?

 

En otro disparo despistado AG declara "Es una vergüenza que Chile exporta US$2,000 millones en madera sin tener una hectárea de Amazonia, Uruguay US$1,000 millones, Brasil US$8,000 millones y que el Perú apenas exporta US$200 millones."  Otra mentira Sr. Presidente! No es difícil engañar al público peruano en general quien entiende muy poco del manejo de la madera. Pudiera ser que esas cifras son las cifras oficiales declaradas sobre le valor de la madera exportada. Pero en el caso del Perú esa cifra no es real. Sale del país un valor de madera MUCHISSIMO más que US$200 millones, Sr. Presidente, y Usted lo sabe. La mafia que exportan desde Lima declara la madera a un valor ficticio. La misma madera cuando llega a Miami o a México tendrá un valor 10 veces más que lo declarado en Lima. El país (SUNAT) pierde y Loreto pierde. La mafia gana. Y Alan García llora lágrimas de cocodrilo.

Pero donde el autor Isaac Ocampo hubiera clavado a nuestro Presidente era sobre el tema de petróleo. "Y contra el petróleo, han creado la figura del nativo selvático "no conectado"; por lo que millones de hectáreas no deben ser exploradas, y el PETROLEO PERUANO debe quedarse bajo tierra mientras se paga en el mundo US$90 por cada barril. Es preferible para ellos que el Perú siga importando y empobreciéndose."

Empecemos con el error más sencillo. Esos pueblos indígenas no son "no conectados" Sr. Presidente. La expresión es "no contactados." Pero lo dejamos pasar como un lapsus. Lo que no se puede perdonar es el engaño cínico de un jefe de Estado que quiere que la población cree que el Perú posee "petróleo". La pregunta sería. ¿De que pozo PERUANO sacamos nuestro petróleo Sr. Presidente? ¿El Perú posee un solo pozo de petróleo? La respuesta es NO. Por falta de interés en invertir en una industria nacional entregamos todo lote petrolero a empresas extranjeras. ¿O no es así? Lo que Perú tiene es crudo almacenado bajo su territorio. El petrolero es un producto de ese crudo, que desde el momento que sale de su reserva subterránea NO es peruano. Su destino y su precio tampoco es asunto que compete al Gobierno de turno.

Pero lo más deshonesto en esa frase Presidencial es "que es preferible para ellos que el Perú siga importando y empobreciéndose."

Ese es el colmo! ¿Culpa de quien es que el Perú tiene que "importar" sus combustibles? De cada Gobierno de turno (incluyendo dos del Sr. Alan García) quienes siguen entregando los lotes petroleras a condiciones súper favorables para los inversionistas extranjeras y con contratos que dejan la empresa el derecho de exportar su producto a donde sea y al precio que quieren. Por eso, Sr. Presidente, su gobierno tiene que comprar cada barril de Camisea o del Río Corrientes al precio internacional. Lo que a la empresa extranjera les cuesta  US$9.00 producir un barril de petróleo,  el país (amante de esta economía de  libre mercado) paga US$100.00 por barril. Una ganancia bárbara de cualquier punto de vista. Entonces, ¿como tienen la culpa los pueblos indígenas no contactados en ese malísimo negocio? El país sigue en pobreza, Sr. Presidente, porque su Gobierno no quiere cobrar a las empresas lo que vale un hidrocarburo no renovable. Lo estamos regalando a las empresas multinacionales. Igual, o mejor trato, da su gobierno a las empresas mineras que ni pagan impuestos al país: solo pagan una "cuota voluntaria".

Entonces quien tiene la culpa por la "pobreza", por la obligación de seguir "importando" petróleo mientras las empresas extranjeras exportan todo lo que quieren en petróleo y gas? No son los indígenas, ecologistas ni Amazónicos. Es su Gobierno, Sr. Presidente, y su intento patético de esconder la verdad de la población ya no funciona.

"Traición a la patria" tiene nueva cara.

{
}
{
}

Deja tu comentario Mirando a los árboles y no al bosque

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre