Avisar de contenido inadecuado

raúl castro estuvo en Iquitos

{
}
 

 

 

RAÚL Y JORGE

Escribe: José Ángel Verea Chávez

Han transcurrido 34 años, desde aquella visita que nos hiciera don Raúl Castro Ruz, hermano del legendario Fidel, líder por siempre de la Revolución Cubana. El Comandante en Jefe de las Milicias Cubanas había sido invitado por el Gobierno Revolucionario de la Fuerza Armada presidida por el general del ejército peruano Juan Velasco Alvarado y dirigida por Moscú y La Habana.

La tinta roja del comunismo teñían las acciones de aquella gestión gubernamental que asumió el mando del país tras derrocar violentamente al Presidente Constitucional Arq. Fernando Belaúnde Ferry la noche del 3 de octubre de 1,968.

Los lazos con el gobierno cubano debían fortalecerse y, ante lo difícil que estaba la posibilidad que fuera el propio Fidel Castro el invitado, por razones de estricta seguridad, esta era la ocasión para ofrecer al segundo que hizo posible el derrocamiento de Batista, un gesto de amistad y camaradería, invitándole a conocer esa parte exótica del Perú: su amazonía.

El encargado de hacer de anfitrión fue el Ministro de Energía y Minas, general Jorge Fernández Maldonado. En un avión de Cubana de Aviación, llegaron a Iquitos el hoy Presidente de Cuba Comandante Raúl Castro Ruz, su esposa y su sobrino, el joven hijo de Fidel, retrato vivo de su padre, el gran guerrillero de las Américas.

Después de su visita a la Reserva Pacaya Samiria, la fiesta de despedida al ilustre visitante, fue ofrecida por el Coronel FAP Jorge Enrique Barreto, Jefe del Grupo Aéreo 42, en el casino de la Villa.

El Mayor Rieckoff, encargado de las relaciones públicas de esa repartición militar, me confió el llevar un grupo de artistas locales para ofrecerles una serenata a los huéspedes cubanos. Fueron de la partida lo más selecto de nuestros artistas, Julio "Chispa" Elgegren, Juan Tecco Célis, "Pichón" Ramírez, Lola Marchena, Jesús Ramírez entre otros, quienes cantaron las más bellas canciones peruanas y loretanas. La fiesta estuvo animada por otro grande de la música: el maestro Orlando Cetraro de Souza y su orquesta, tocando música ligera, y temas del cancionero latinoamericano, donde por supuesto estaban las inolvidables canciones de la Cuba romántica. La luna de miel entre los gobiernos de Perú y Cuba tenía que ser con una serenata de amor.

La comida era abundante, exagerada, diría mejor. Muchos pavos rellenos y tres hermosos cerdos asados exhibían sus apetitosas carnes a lo largo de una mesa especialmente decorada para la ocasión.

Los tragos rociaban la gran reunión con invitados especiales, gente capitalista, de billete, que quería congraciarse con el nuevo régimen, como siempre será.

La cerveza peruana y el ron cubano hacían el deleite de los asistentes, entre ellos, nosotros. Pasadas las horas, cuando la decencia obliga a uno a despedirse de los dueños de casa, los invitados iban de retorno. Estábamos quedando los de siempre, los que llegamos primero y salimos al último. Los dos actores principales de la gran escena estaban pasados de tragos, ya cantaban juntos y se abrazaban como lo hacen los borrachines, Raúl Castro y Jorge Fernández, eran un dúo al que no se le podía tomar una foto. Además nadie se hubiera atrevido a registrar ese momento.

{
}
{
}

Deja tu comentario raúl castro estuvo en Iquitos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre