Avisar de contenido inadecuado

El sindrome de herman pezo

{
}

 

El SINDROME DE HERMAN PEZO                                

Por Fernando Najar

 

La muerte de la bella Kori Alegría, quien en su ataúd, de conocida modelo fue convertida a lolita nocturna, por la maldad de un famoso proxeneta de Iquitos, desfasó rápidamente el espectáculo que ejercía la misteriosa desaparición pública del empresario Herman Pezo y ha dejado sin show la angurria coimera del aprista Gilbert Alvarado. Los tres casos tienen, de acuerdo con la reacción de los periodistas iquiteños,  diferentes preponderancias, ángulos y matices.

 Cuando se produjo el caso del empresario Herman Pezo Rentería, a fines  de febrero, la prensa local, por el hecho de ser el primer caso delictivo el secuestro de una personas, le dio una inusual espectacularidad - que no goza, por ejemplo, el rentable plagio diario de motocicletas- provocando inmediatamente una serie de inusuales fenómenos colectivos. 

Primero que aparecieron una serie de aprendices de brujo metidos en los medios informativos que “reconstruyeron” el plagio milimétricamente. Días después, como táctica para mantener una sintonía manipulada, relacionaron a Pezo con la SUNAT, la cocaína, la FARC, ajuste de cuenta, problemas de gallos, finalmente terminaron  como  fugaces panteoneros del rey del vaso de leche. Y en ese trajín paranoico, de adivinar la suerte del empresario, uno de los panteoneros fugaces, cuyo nivel de amateurismo tiene relación con su fantasía, “estableció” que una  “verdad a medias” es una licencia periodística. A tanta especulación enfermiza, la familia Pezo tuvo que pedir mesura a la prensa.

El plagio de Herman Pezo, que para muchos tiene muchos acertijos, creó también cierta empatía en algunos periodistas que anunciaron una campaña de motivación y de presión, incluyendo polos llamativos y marchas públicas, para exigir mano dura contra el “crimen organizada” y el alto nivel de delincuencia en la ciudad de Iquitos, “poniéndola en zozobra”. Habrá zozobra en los iquiteños cuando falten chelas o se cierren los bailodromos.

Estaba claro, Pezo en ese instante era una víctima y no era  el personaje que extrañamente es el único que gana la mayoría de las licitaciones para la venta de insumos del programa alimenticio Vaso de Leche, una demagogia socialista que solamente alimenta su cuenta personal.  Su desgracia no tenía nada que ver con el caso de que es  el único que gana también cada dos años  las millonarias licitaciones para el recojo de basura en Iquitos, y el que fue capaz de construir “contra viento y marea” un botadero o macro basurero en la reserva ecológica  Alpihuayo-Mishana.

Este chiclayano de vida discreta, el que lleva la fama secreta de ser el auspiciador financiero de muchos alcaldes elegidos y por  elegirse, tal como acaba de descubrir la periodista Luz Marina Herrera, era ese momento una especie de mártir-botín para la prensa. Todas las coberturas estaban centradas en su cautiverio. Para los diarios  fueron días felices; agotaban rápidamente sus ediciones, mientras los laureles auditivos se llevó LVS.

Si fue un éxito comercial, no fue lo mismo con la anunciada campaña contra el crimen organizado. No hubo consenso entre las autoridades comprometidas en seguridad ciudadana, al contrario se alejaron del tema y lo hicieron por que desconoce el tema y creen que este asunto solamente está en manos de la policía y el poder judicial. Algunos alcaldes, siguen creyendo que seguridad ciudadana es igual a seguridad de transito.Todos se hicieron los locos.  

No hubo nada también, porque sorpresivamente  el secuestrado fue encontrado por la policía a mas de 50 kilómetros del distrito de Mazán. Un jingle triunfador sobre el caso, que continuamente difunde radio la Voz de la Selva  dice del éxtasis que se contagio la prensa local por el rescate con vida de Herman Pezo, todos estuvieron emotivos, estupefactos, algunos se vieron con los ojos enrojecidos. ¿Herman Pezo con vida, si todos temían su muerto? y con un interviú en exclusivo de Mary Pérez, entonces se puso punto final a esta tragedia. Era ya un refrito.

 Nadie se preguntó como un sesentón, diabético e hipertenso pudo soportar tantos días de caminata por el monte y no mostrar deterioro físico, nadie indagó como durmió, que comió y  bebió durante 11 días, ¿Qué clase de     secuestradores eran, si hasta el propio Pezo les calificó de cultos? ¿Cómo es que cayeron los secuestradores? ¿Son ellos ¿Por qué nunca se supo los móviles del plagio, ¿Por qué no se habla del monto que solicitaron?, ¿Por qué dicen, quién lo dice, que intentaban llevarle a Colombia? ¿Alguien sabe si llevaba la misma ropa del día del secuestro  ¿Cómo es que el plagiado al llegar a Iquitos daba muestra de un simple cansancio? Un simple chequeo médico y después fue enviado a su casa. ¿Por qué creer a la única versión?

Al día siguiente de su libertad, se apagaron las velas, se descolgaron las cintas, se bajaron sus fotografías, terminaron las plegarias, la prensa se olvidó de él,  andaban felices sus manos- derechas y también sus amigos como el Alcalde Salomón Abensur, con quien habría tenido apuros cuando Manuel Rosas Matos emitió en su programa radial una extraña grabación de una vinculación secreta y comprometedora.

Fue una buena idea el deseo de diagnosticar y frenar  la delincuencia actual en Iquitos, lástima que fue parte de un show, porque ahora del tema solo hablan los candidatos municipales. Por eso cuando sale a la luz pública la coima del Jefe del Pronaa, Gilbert Alvarado o el lapsus del Director Regional de Transporte y Comunicaciones, el Mayor PNP, Luis Luna, diciendo que el cargo le costó 10 mil nuevos soles, no conmueven a nadie, no tienen mayor trascendencia, no inspiran sentimientos colectivos.

La oblicuidad de los medios está en que los actos delincuenciales que se realizan, por ejemplo, en la administración pública, no tienen el mismo impacto de los que se producen en la vía pública. Según la estadística del Poder Judicial, los números de casos de violación sexual y tráfico de drogas tienen similitud con los de apropiación ilícita en la administración pública. la dificulta de difusión estaría de que estos casos no están al alcance de la mano y exigen un mejor tratamiento. 

Por qué  no se hacen campañas contra los presidentes regionales, los alcaldes, los regidores, los jueces, los policías, los médicos,  los fiscales, los maestros, los catedráticos, ingenieros y todo aquel que, desde su cargo,  robe descaradamente los fondos del Estado y la región. ¿Por qué no hay un dedo acusador contra las mafias organizadas enquistadas en las entidades públicas, ¿Quién le hace caso al vice decano del Colegio de economistas de Loreto, Róger Grández que ha revelado, a través de su boletín digital “Prospectiva”, que el 30 % de los fondos  para la región Loreto, son desviados a través de artimañas refinadas a la cuenta  de terceros.

Una primera respuesta para este tipo de silencio pasa por otras realidades y canales difícil de entender o de comprender como en el caso de la prensa loretana que subsiste o sobrevive económicamente de los subsidios que recibe de las entidades públicas.  Casi todos los periodistas y propietarios de medios periodísticos  tienen algún contrato, por ejemplo con el Gobierno Regional; unos reciben más que otros, unos hace colas, otros no. Algunos son más “amados” en cifras monetarias que los demás."No puedes chocar con la gallina de los huevos de oro", me decía hace poco uno de ellos.

 

Si se  mide la delincuencia en su conjunto con diferentes varas, entonces ¿Cómo se puede exigir lucha frontal contra los escaperos. Si hay miopía con aquellos, que sentados, sin ningún esfuerzo y de un plumazo pueden llevarse al bolsillo hasta varios millones de dólares, como pueden exigir causa común contra las chaveteros, un contingente poblacional que cada día  aumenta  por efectos del desempleo o la falta de oportunidades.    

     

{
}
{
}

Comentarios El sindrome de herman pezo

Totalmente de acuerdo con lo que dices. Esto lo deberían meditar todos los loretanos. Muy buen post, envíaselos a todos los políticos y al pueblo. Felicitaciones, tienes mi apoyo.
David David 04/06/2010 a las 16:28

Deja tu comentario El sindrome de herman pezo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre